Un drone no vigilará Madrid desde el aire

December 20, 2013
2059 Views

El ayuntamiento de Madrid se ha convertido en el primer consistorio de España en dotar a sus unidades de emergencia -bomberos, Samur y Protección Civil- de un vehículo aéreo no tripulado (conocidos por las siglas de UAV o RPAS).

Para reducir costes y disponer de lo último en tecnología, el ayuntamiento tiene contratados desde septiembre de este año y para todo el 2014 los servicios de una empresa que realiza filmaciones para todo tipo de actividades -desde cartografía hasta cine e, incluso, bodas-. Se trata de la compañía madrileña ‘Imágenes Aéreas’ que dispone de una flota de UAV de hélices, según las necesidades del cliente.

Aunque Imágenes Aéreas ya ha participado a varios siniestros atendidos por bomberos y Samur, esta semana la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha dado a conocer los servicios de estos UAV en un simulacro realizado en ‘Madrid Río’, uno de los parques más grandes de la capital, y en el que para la ocasión se ha simulado un accidente en el teleférico que pasa sobre él. Para ello, se empleó un octocóptero capaz de llevar cámaras de vídeos que emiten las imágenes en tiempo real. El ingenio desarrollado por la propia empresa “es capaz de volar durante casi diez minutos en un radio de acción de 300 metros. Un tiempo y una distancia suficiente para facilitar a los servicios de emergencia el estado de situación de la zona,de forma rápida y sencilla, para actuar en consecuencia”, explica el director general de la empresa, Javier Izquierdo que destaca que la exigencia con el ayuntamiento es estar siempre localizados y acudir cuando se les requiera “en una hora como máximo”.

En la actualidad, el ayuntamiento trabaja en la posibilidad de incorporar al octocóptero una cámara térmica que permita, por ejemplo, disponer de datos de temperatura en incendios o si localizar a personas de noche en caso de una catástrofe con heridos. Eso sí, de momento, no hay fechas previstas para disponer de este nuevo sistema.

Para evitar cualquier incidente, este UAV dispone de un sistema de seguridad que, en caso de perder la señal con el aparato desde el que se controla, le permite volver de forma autónoma al lugar desde el que despegó. “Se trata de una de las muchas medidas de seguridad que llevan este tipo de aparatos”, añade Izquierdo.

 

El uso de estos vehículos aéreos no tripulados, de menos de 25 kilos, está generalizándose para todo tipo de servicios de filmación, cartografía, control de plantaciones y vigilancia. Sin embargo, de momento, su utilización se encuentra en una situación alegal ya que no existe en España una normativa de vuelo para ellos. Por eso, sus operaciones se realizan siempre con el conocimiento de la Administración competente y, normalmente, en zonas poco pobladas. Según los expertos estos ingenios son el nicho de mercado de UAV que más crecerá en los próximos años popularizándose su uso entre los cuerpos de seguridad y servicios de emergencia.

Leave A Comment